El Indiana Jones de Escobar que es amante de los dinosaurios

Todo comenzó a partir de un libro de dinosaurios que su madre le regaló cuando era chico y lo dejó fascinado. Desde entonces, la Paleontología se convirtió en el motor de vida.

Adrián Misantone (43) vive en Escobar y hace más de 20 años que colabora en el Museo de Ciencias Naturales de Buenos Aires, donde se encarga de tareas relacionadas a la limpieza de fósiles. Pero además, participó en la Patagonia de búsquedas de restos de diferentes tipos de dinosaurios y de otros animales prehistóricos.

Adrián Misantone colabora en el Museo de Ciencias Naturales de Buenos Aires.

Adrián Misantone colabora en el Museo de Ciencias Naturales de Buenos Aires.

Realizando una expedición en Santa Cruz, con su grupo logró encontrar una vértebra de uno de los dinosaurios más grandes perteneciente a la familia de los Titanosaurios. Debido a que esta pieza medía 1,70 metro aproximadamente, para poder sacarla tuvieron que romper la montaña creando un camino y ayudándose con una camioneta mientras otros empujaban de atrás.

Otra cosa que para Adrián hace atractivo a estos animales es lo gigante que fueron y la manera en que evolucionaron. “Algunos dinosaurios no llegaron a extinguirse del todo sino que muchos fueron mutando hasta convertirse en lo que son las aves de hoy día”, cuenta entusiasmado. “Muchos que tenían plumas no volaban, pero las usaban como protección”, explica.

No muy lejos de la naturaleza, su otra gran pasión es la docencia en el área de Biología. En sus clases, los alumnos pueden aprender a través de una amplia colección de maquetas de dinosaurios y fósiles construidas a base de masilla epoxi, poliuretano y un interior de metal, que luego son revestidas y pintadas.

“A los chicos les encanta, se quieren tirar encima. Estas cosas llaman mucho la atención. Incluso me preguntan dónde pueden estudiar paleontología”, afirma el profesor.

Sin duda, dentro de sus películas favoritas se encuentra Jurassic Park, de Steven Spielberg. Y pese a que se convirtió en uno de los filmes sobre dinosaurios más visto en el mundo, Adrián es riguroso. “En la película se cometieron errores. Por ejemplo, el velociraptor en realidad tiene plumas, pero en la película se lo ve sin ellas. Otro ejemplo es que decían que si el tiranosaurio no te veía estabas a salvo, sin embargo olfateando te podía encontrar igual”, sentenció.

Actualmente se encuentra dando talleres que incluyen tanto a chicos de nivelinicial como a los de secundario. Los dinosaurios, los gigantes marinos, la biología y los monstruos mitológicos como pie grande, el yeti y el monstruo de Lago Ness están mencionados en sus clases.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.