Buenas noticias: Primeras señales positivas en la industria automotriz después de mucho tiempo

Después de un año malo, hay algunas señales positivas en la industria automotriz. Nissan Argentina -empresa que fabrica la pickup Frontier en la planta cordobesa de Renault- analiza reemplazar parte de las camionetas que exporta desde México a Chile con producción nacional; la decisión no se instrumentaría hasta el cierre de este año o comienzos de 2021, pero ya genera expectativas entre los proveedores. Además, el grupo FCA (Fiat-Chrysler) reinició la producción después de las vacaciones con un programa 30% mejor que el del cierre de 2019, y los autopartistas nacionales se ilusionan con una mayor nacionalización en la integración de los autos que se producen en el país.

En primer lugar, fuentes de la empresa consultadas por LA NACION admitieron que está “en análisis” producir en la Argentina parte de lo que envía a Chile desde México. “No hay nada cerrado ni concreto; es una posibilidad, pero también estudiamos otros mercados”, afirmaron.

Sin embargo, fuentes del sector metalmecánico dijeron que ya recibieron señales desde la terminal y dieron algunos números: serían unas 6000 unidades anuales. “Si mejoran el mercado doméstico y el de Brasil, y se agrega esa cantidad, sería un oxígeno importante -describieron-. De todos modos, no perdemos de vista que la planta estimaba unas 70.000 unidades al año entre las tres marcas”.

La referencia es a que la línea de producción de Santa Isabel se construyó con una inversión de US$600 millones de la alianza entre Renault, Nissan y Mitsubishi para fabricar la Nissan Frontier, la Renault Alaskan (sigue sin fecha de lanzamiento) y la Clase X de Mercedes-Benz, que fue cancelada por esa empresa el año pasado. La planta fue inaugurada en julio de 2018.

Ya el año pasado ejecutivos de Nissan admitieron que no había planes de nuevos modelos, pero sí que buscaban nuevos mercados de exportación en América Latina. “Ahora estamos evaluando la posibilidad de exportar la Frontier argentina a Chile, que hoy se abastece desde México. Estamos trabajando para adecuarnos a las regulaciones y las características que requiere el mercado chileno”, dijo Pablo Roca, subdirector de marketing de la firma.

La Frontier fabricada en Córdoba es una versión que tiene mejoras respecto de la hecha en México.

Después de 53 años de operaciones en México, Nissan alcanzó la producción de 13 millones de unidades en sus tres complejos de ensamble: Aguascalientes A1, Aguascalientes A2 y Civac. “Esta cifra refleja el compromiso de todos los colaboradores en las plantas, la confianza de la corporación por la calidad de lo hecho en México y la preferencia del mercado por los modelos de la marca”, comentó Armando Ávila, vicepresidente de manufactura de Nissan Mexicana, en un comunicado.

En tanto, respecto de FCA, los proveedores de la planta de Ferreyra, donde se produce el Cronos, ya reciben los planes de producción con un incremento del 30% respecto del año pasado. En 2019 salieron de allí 32.000 Cronos y, según dijo Martín Zuppi, director general del grupo, para el actual período se espera un incremento de las exportaciones por una mejora de Brasil. La proyección apunta a las 40.000 unidades. La capacidad instalada en Córdoba ronda las 120.000 unidades al año. La consultora Abeceb calcula que las exportaciones de autos a Brasil crecerán un 8% este año.

Piezas nacionales
Por otra parte, los industriales metalúrgicos están expectantes ante las políticas que podría implementar el Ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas, para impulsar una mayor nacionalización en la integración de los autos que se producen en el país. En la reunión que el ministro mantuvo hace aproximadamente un mes con la conducción de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), entre otros temas, les pidió el programa de nacionalización de piezas de las terminales.

Fuentes del sector indicaron a LA NACION que efectivamente se hizo el pedido a las terminales. Plantearon que las empresas respetan el régimen establecido en la ley de autopartes, que fija un mínimo de contenido nacional del 30 por ciento.

Isabel Martínez, presidenta de la comisión de Autopartes de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra), indicó que hay espacio para seguir creciendo en más piezas nacionales, aunque reconoció que no es un tema que pueda resolverse de una semana a la otra. “Lleva tiempo, porque se trabaja sobre programas de producción, hay que contar con los insumos y matrices”, explicó.

Toyota, con cerca del 42%, es la terminal con más participación de partes locales en los vehículos fabricados en el país. El promedio de las 12 terminales está apenas por encima del 30%, estimó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.