Buenos Aires se suma al compromiso de aire limpio en 2025

Hace pocos días, se celebró en Copenhague la Cumbre Mundial de Alcaldes C40. El C40 es una red de 94 ciudades del mundo, las cuales tienen un impacto importante en la economía (implican el 25% del PIB mundial y serían la representación de 700 millones de habitantes) y cuya colaboración pretende crear iniciativas medioambientales. La lista incluye urbes como Berlín, Los Ángeles, Buenos Aires, Tokio, Washington, entre otras muchas.

Photo: Unsplash / Riccardo Chiarini

La cumbre ha dejado diversos titulares, ya que han sido varias las iniciativas que se han impulsado. Entre ellas, compromisos para reducir las emisiones y que el aumento de la temperatura, a finales de siglo, no sea superior a un 1,5 grados de aumento, a través de un pacto verde global; también, mediante medidas relacionadas con la alimentación, se pretende reducir la cantidad de desperdicios, un objetivo fijado para el 2030; por otra parte, se pretende para 2050 que, mediante una edificación más eficiente, se reduzca el uso de combustibles fósiles en el sector de la construcción; la llamada Iniciativa Global para la Juventud será un proceso colaborativo para sumar a jóvenes activistas y líderes de movimientos climáticos para una mayor cooperación con las alcaldías.

Por otra parte, y como parte de las iniciativas, 33 de las ciudades asistentes al C40 se han comprometido, de cara al año 2025, a mejorar la calidad del aire para sus habitantes con la llamada declaración “por un Aire Limpio en las Ciudades”, que pretendería evitar 40.000 muertes cada año relacionadas con este fenómeno. Según reconocen los firmantes, el aire limpio es un derecho del ser humano, y se cumplirían, así, las directrices de la OMS sobre calidad del aire, reduciendo las emisiones contaminantes. Para ello, se fomentará el uso del transporte público, se crearán “zonas de emisiones cero”, se establecerán herramientas para vigilar la calidad del aire y se promoverá el uso de combustibles limpios, entre otras medidas.  

Entre las firmantes de esta última iniciativa se encuentran ciudades como Delhi, Dubai, Houston, Los Ángeles, Barcelona, Madrid, Lisboa, París, Tel Aviv, y  también Buenos Aires. En total, las 33 ciudades representan a 140 millones de habitantes.

Photo: Unsplash / Johannes Plenio

Este compromiso no es sólo una buena noticia para el Medio Ambiente y para la calidad de vida de sus ciudadanos; también hermana a las distintas ciudades y las reconoce como lugares capaces de dar un paso adelante para salvar el planeta. Tal vez sea hora de descubrir todavía más cosas que nos unen, además de la preocupación por los temas medioambientales, y visitar algunas de estas capitales mundiales.

España es un gran ejemplo, por las similitudes en la cultura hispana y, obviamente, el idioma. Madrid, su capital, y también firmante del convenio, nos ofrece un sinfín de rincones y actividades de las que disfrutar; con gente acogedora y una gran oferta cultural, puede ser una gran elección para cruzar el Atlántico. También en España, y también participante de la iniciativa, Barcelona es un gran contraste de paisajes respecto de la capital, su geografía y el hecho de ser una de las capitales gastronómicas del mundo la convierten en un destino preferente; además, podemos aprovechar alguno de los eventos y oportunidades para ayudar a decantarnos por esta elección. También dentro de la península, aunque esta vez en Portugal, Lisboa tiene un atractivo muy especial que ha hecho que aumente su turismo en las última dos décadas de forma exponencial.

Buenos Aires se suma al compromiso de aire limpio en 2025. Sea como fuere, y continuando con el tema medioambiental, las medidas a alto nivel son necesarias para poder conservar nuestro planeta y mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Pero también son necesarias iniciativas más locales. En este aspecto, la educación es un valor de importancia capital. Hace pocos meses les compartíamos cómo desde una escuela de Escobar se daba el pistoletazo de salida a la segunda edición de “Escuelas por el Medio Ambiente”, que implica a 140 establecimientos educativos y pretende concienciar a las familias sobre el consumo responsable y la reutilización de los residuos sólidos. Así pues, entre unos y otros, con medidas de más globales y otras más cercanas, tal vez podamos detener el deterioro de nuestro planeta, del que no tenemos repuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.