Casi 120 empleados de Carrefour fueron aislados tras el caso de Covid-19 y advierten a clientes

Un total de 118 empleados de la sucursal de Ruta 8 y Guido del hipermercado Carrefour, quedaron en cumplimiento del aislamiento preventivo, luego de que un repositor del área de bazar de esa sucursal diera positivo de Covid-19 el sábado último.


Se trata de los empleados que compartieron turno con el paciente de 38 años a los que, según informó ayer el Municipio, se les hará un “seguimiento para ver cómo evoluciona su estado de salud”. En tanto que sobre los trabajadores de otros distritos la situación fue informada a la Región Sanitaria V a la que pertenece Pilar.
Desde el gobierno local pidieron además que los clientes que en los últimos días hayan hecho las compras en esa sucursal “estén atentos si perciben algún síntoma compatible con coronavirus”, y que en ese caso llamen de inmediato al 107 o bien acudan al centro de diagnóstico de Villa Buide para poder ser evaluados.


Este domingo, el Municipio clausuró la sucursal del hipermercado Carrefour que se encuentra en ruta 8 y Guido, luego de que se confirmara que un empleado contrajo Covid-19. El hombre permanece internado en una clínica privada de CABA.


Por la mañana, el predio había amanecido cerrado por limpieza y desinfección, según un cartel colocado en su portón de entrada. Sin embargo, sus encargados planeaban reabrir al mediodía del domingo de Pascuas, mientras que los delegados y empleados no querían hacerlo, por precaución. Se planteó una fuerte puja hasta que finalmente, el Municipio decidió clausurar el lugar cuando aún no había abierto sus puertas.
“Se ha activado el protocolo de emergencia previsto para estos casos y se ha puesto en aislamiento al personal del supermercado que ha mantenido contacto con el empleado. Asimismo, se ha dado comienzo a las tareas de desinfección de todas las instalaciones del comercio”, expresaron desde la Comuna.

Preocupados
En la mañana de ayer, Raúl Delgado, delegado de Carrefour, apoyó la decisión del Municipio “porque no estaban dadas las condiciones para que el lugar siguiera funcionando”.
En diálogo con el programa Materia Prima (FM Plaza 92.1), señaló también que el empleado afectado de coronavirus “se retiró el jueves del establecimiento con dolor de cabeza, un poco afiebrado. Fue atendido y el sábado se confirmó que había dado positivo, y la noticia empezó a circular en cadenas de mensajes”. Por el momento, está internado en una clínica de Palermo, “en buen estado de salud, dentro de todo, está controlado”.
Sobre lo ocurrido este domingo, Delgado expresó: “Uno interpreta que debería haber cuarentena, por lo que nos hicimos presentes con un compañero para crear conciencia sobre los riesgos que implicaba la apertura”.


El delegado afirmó que Carrefour “quería abrir luego de una limpieza que no cumplía con los protocolos necesarios en una pandemia. Estamos ante una situación que nos preocupa a todos, una empresa de este calibre no podría tomarlo a la ligera, con tantos empleados que trabajan acá y con lo que representa para la comunidad”.
En este sentido, agregó que desde la empresa “tenían toda la intención de abrir a las 12, hubo mensajes de los jefes. Pero era todo muy precario, la desinfección se iba a hacer con los empleados de limpieza, no con personal especializado”.
Y añadió: “Pretendían hacer que la gente de limpieza ingresara al mercado, cuando debería estar en cuarentena. No hay garantías de que no hayan contraído el virus, es un riesgo para los empleados y la comunidad”.

Cuarentena
Desde la confirmación del caso de Covid-19, los empleados consideran que deberían entrar en aislamiento preventivo. Sin embargo, el delegado comentó que desde la empresa “la intención es poner en cuarentena solamente a quienes tuvieron contacto estrecho con él, pero son muchos los que comparten mismo baño, el comedor, reponiendo en las góndolas… Pudo haber estado en el vestuario, comiendo, pudo haber tocado un producto. Es un riesgo para la comunidad”.
Asimismo, recordó que cuando comenzaron a aplicarse las medidas de aislamiento, “querían dejar entrar 300 changos sin límite de cantidad de personas por chango. Serían unas 600 personas, más los empleados, cuando lo recomendable es no más de 200”.
Por eso, los trabajadores “tomamos medidas y logramos que entraran hasta 70 changos y una persona por cada uno, nos tuvimos que poner firmes con eso”.

“Estamos ante una situación que nos preocupa a todos, una empresa de este calibre no podría tomarlo a la ligera, con tantos empleados que trabajan acá y con lo que representa para la comunidad”. RAÚL DELGADO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.