Condenan a un menor por violar en manada a una adolescente discapacitada

Fue un hecho aberrante que conmovió a la opinión pública: en enero, cuatro personas (dos de ellas menores de edad) violaron en manada a una adolescente sordomuda, en el barrio Agustoni.

Recientemente, uno de los menores fue condenado a 4 años y 2 meses de prisión por el ataque sexual. Mientras tanto, los dos mayores aguardan el juicio, que aún no tiene fecha de debate. Por su parte, el menor restante es inimputable, pero de todas maneras está privado de su libertad con una medida de seguridad.

La etapa de los juicios se está llevando a cabo en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) Nº7. Allí se determinará la situación de los dos jóvenes mayores, que al momento del hecho tenían 22 y 23 años de edad, respectivamente.

Aberrante

El hecho ocurrió el pasado 21 enero, alrededor de las 3 de la madrugada, cuando la víctima (de apenas 14 años) regresaba de la casa de un familiar y se dirigía a su vivienda, ubicada en el barrio Agustoni.

En ese momento fue abordada por cuatro jóvenes que la amenazaron y, a los empujones, la llevaron hacia un terreno cercano a Barrio Nuevo, en donde -bajo amenazas de muerte- la violaron.

El lugar en que se perpetró el ataque es una escuela abandonada, cuya construcción (ubicada en Pirovano al 1600) nunca se retomó. En este sentido, la Justicia insistió desde un principio para que la estructura sea demolida y terreno puesto en mejores condiciones.

El calvario duró casi una hora. Luego, los atacantes la dejaron ir y, al llegar a su vivienda, la adolescente le contó de inmediato a su padre lo que había pasado, por lo que ambos se dirigieron al destacamento policial de Agustoni, en donde se radicó la denuncia.

Con los datos aportados por la propia víctima y otros testimonios se pudo dar con los agresores, todos vecinos del mismo barrio.

No obstante, luego se comprobó que entre las 3.08 y las 3.16 se registraron una decena de llamados al 911, de distintas personas que alertaban sobre una chica que estaba gritando. Además, la situación quedó registrada por cámaras ubicadas en las cercanías.

Otro detalle escabroso que los investigadores pudieron recabar es que incluso intentaron obligarla a consumir cocaína, algo a lo que la menor logró resistirse.

Procesos

La condena de 4 años y 2 meses para uno de los menores llegó en el marco de un juicio abreviado. Allí, fue contundente también la declaración de la víctima en cámara Gesell. “Aún siendo sordomuda se le entendió todo por sus gestos, con ayuda de una intérprete del Programa de Asistencia a las Personas con Discapacidad (Adajus)”, expresaron fuentes judiciales.

De hecho, el Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil de Pilar ofreció la prueba para que sea utilizada en el juicio de los mayores, que aguardan el juicio en prisión.

Por su parte, el menor restante continúa institucionalizado, debido a que por su edad no pasará por el sistema penal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.