Coronavirus en Buenos Aires: con un tercio de los casos, cinco municipios del GBA empujaron el récord de infectados

El dato golpeó en un momento inoportuno. El viernes, casi al mismo tiempo que el ministro de salud provincial, Daniel Gollán y el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, informaban los detalles de la “cuarentena intermitente” donde vislumbraban nuevas aperturas y nuevos permisos en algunas actividades, llegó el reporte de infectados del día en la Provincia: 3.002 casos, récord en 24 horas –del jueves al viernes- y una señal de alarma para un sistema sanitario que comienza a dar indicios de fatiga. Este sábado, la cantidad de nuevos casos diarios en territorio bonaerense bajó a 1.817.

Las locomotoras de ese tren de nuevos infectados son cinco municipios del oeste y sur del Gran Buenos Aires. La Matanza (407 casos); Quilmes (248); Lomas de Zamora (145); San Martín (135 y Avellaneda (128) aportaron poco más de un tercio de los 3.002 casos del viernes: 1.063 positivos . Si a ese pelotón le agregamos otros cinco (Lanús, Morón, Tres de Febrero, La Plata y Almirante Brown, todos con más de 110 confirmados en un día) tenemos que el “top 10” del conurbano registró más del 50% de los infectados (1.643) en esa jornada que hasta ahora se posa en la cima de la pandemia en el territorio bonaerense.

La agenda feminista, con la perspectiva de género de Mariana Iglesias.
Aunque provocó cierta inquietud, acompañado de otras variables, el registro tiene otro valor relativo. “Esa cifra está muy relacionada con el día en que se publica. El viernes los laboratorios remiten los resultados de muchas muestras de la semana. Lo vemos como un dato atado a la capacidad del laboratorio”, explicaron a Clarín en el equipo de epidemiólogos que asesoran al Ministerio de Salud provincial.

Y agregaron una aclaración conceptual. “Antes que tratar de analizar un informe diario debemos buscar entender las tendencias”, dijo uno de los técnicos. Entonces el funcionario amalgamó esa marca con otros indicadores que aún se mantienen estables: el porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva (UTI) en el AMBA quedó ubicado en 63% y casi no se movió en la semana. En el área metropolitana bonaerense (sin contar CABA) la ocupación es del 57,7%.

Eso demuestra que el porcentaje de pacientes graves sigue en niveles muy bajos (menos del 2%). El aumento en el número de casos tampoco infló la proporción de muertos por covid-19. Entonces, la letalidad del virus en Argentina continúa como una de los más leves de la región: en el AMBA es de 1,7%.

Esas son las tendencias “optimistas”. Para los que siguen los gráficos que devuelve la pandemia también aparecen curvas peligrosas. Esta semana que termina, el porcentaje de positividad en relación con el número de diagnósticos se ubicó en el 44%. Todos los días se hicieron, en promedio, 5.562 muestras de laboratorio. Es una línea empinada que no cede desde la última semana de abril, que se ubicaba en el 6,4%. A partir de esa fecha comenzaron los operativos “Detectar”, promovidos por Nación que con aporte de Provincia y municipios fueron a buscar casos puerta a puerta.

Aumentaron los test y aumentaron los contagios. Los expertos consideran que un nivel óptimo de “positividad” no debe superar el 11/15%. Buenos Aires –en especial el conurbano- quedó muy lejos de ese guarismo.

No obstante, el viernes Axel Kicillof definió un nuevo esquema de aislamiento social para el conglomerado de municipios que rodean a la Capital Federal. Es una “nueva fase 3”, con incorporación de aperturas escalonadas. El lunes arrancarán todas las industrias manufactureras y actividades industriales que ya funcionaban hasta el 30 de junio.

El miércoles 22 se incorporarán comercios de cercanía barrial, con atención desde afuera de los locales. Además se reabren las agencias de lotería en los 35 distritos que se habían cerrado hace 18 días y el funcionamiento de locales gastronómicos con retiro en la puerta. Para completar, el lunes 27 vuelven las tareas de profesionales (contadores, abogados, escribanos, entre otros); especialidades médicas (kinesiólogos, fonoaudiólogos, nutricionistas y otros) y reabren después de 127 días las peluquerías.

Es la salida de la cuarentena XXL que soportaron los casi 15 millones de habitantes del Gran Buenos Aires y que pretendía lograr una reducción de los indicadores claves de la epidemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.