Denuncian dos muertes por el accionar de la Policía Bonaerense

Las víctimas son jóvenes de 18 y 22 años. Según la Comisión Provincial por la Memoria, la Policía Bonaerense fue la responsable de 18 muertes sólo en junio.
En medio de la conmoción por la desaparición de Facundo Astudillo en Mayor Buratovich, la Comisión Provincial por la Mermoria (CPM) denunció que dos personas murieron en las últimas 24 horas producto del accionar de la Policía Bonaerense. Se trata de un caso de gatillo fácil ocurrido en La Matanza y un fallecimiento por el incendio de un calabozo en una comisaría de Chascomús.

El primero de los hechos ocurrió durante la madrugada del viernes, cuando oficiales de la Policía de la provincia de Buenos Aires persiguieron y asesinaron a Lucas Nahuel Verón, un joven de 18 de años, en La Matanza.

Lucas cumplió ese día 18 años. Tras ir a un kiosco del barrio Villa Scasso, efectivos policiales en un patrullero comenzaron a perseguirlos a él y a un amigo, que se trasladaban en moto. “Una bala atravesó el pecho de Lucas y lo mató”, revelaron desde la CPM. “Luego de protagonizar este caso de gatillo fácil, el móvil policial huyó del lugar”, agregaron.

Tras el hecho, denunciaron también que el joven que acompañaba a Lucas recibió presiones policiales para que declare que la persecución se produjo en el marco de un robo. Debido a la intervención de organismos de derechos humanos, pudo declarar sin la intervención de los efectivos y se produjo la desafectación preventiva de los mismos.

Por otra parte, el viernes a la tarde se produjo el fallecimiento de Raúl Dávila, un joven de 22 años, producto del incendio en un calabozo de una comisaría de Chascomús, ocurrido el jueves por la noche. Llegó al hospital municipal con el 50% de su cuerpo quemado y falleció horas después, informaron.

Esta “nueva muerte apunta directamente a la responsabilidad de la Policía Bonaerense y la justicia provincial”, señalaron desde la CPM. Además, calificaron el fallecimiento como “evitable” ya que “permanecía detenido por un hecho menor”. Fue demorado tras una discusión con el padre de su novia y los agentes argumentaron su detención por “resistencia a la autoridad”.

Desde la CPM detallaron que sólo en junio la Policía Bonaerense produjo la muerte por uso de la fuerza de una persona cada 40 horas. Se contabilizaron en total 18 muertes y, sostuvieron, que “la cifra está en consonancia con un despliegue de la fuerza policial en el territorio que ha profundizado sus prácticas habituales, y en tiempos de pandemia viene mostrando su cara más violenta, arbitraria y cruel”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.