Desbaratan una fiesta clandestina con 500 personas

Tal como viene sucediendo todos los fines de semana y pese al endurecimiento de las restricciones, ayer fue desbaratada una fiesta clandestina en Villa Astolfi de la que participaban unas 500 personas. 

En el lugar, ubicado en la intersección de las calles Pampa y Vélez Sarsfield, se secuestraron bebidas alcohólicas y drogas que estaban destinadas a ser comercializada entre los asistentes. Por este motivo, se produjeron al menos cinco detenciones por tenencia de estupefacientes. 

En el lugar trabajaron conjuntamente la Dirección provincial de Seguridad, a cargo de Marcelo Montero, la Municipalidad de Pilar, y Delegación de Drogas Ilícitas, así como personal del Registro Provincial para la Comercialización de Bebidas Alcohólicas de la provincia de Buenos Aires (REBA).

 “Procedimos a la clausura y en forma conjunta estuvo la Policía de la provincia que también detectó dentro de la misma fiesta personas con tenencia de estupefacientes así que se los detuvo”, explicó Mariano Sosa Beláustegui, titular del área de Legal y Técnica del municipio en diálogo con Materia Prima (FM Plaza 92.1). 

En este sentido, el funcionario cuestionó que tanto organizadores como asistentes “ponen en jaque todas las medidas de salud y seguridad que estamos llevando a cabo para cuidar a la población porque la gente en esos lugares no toma medidas de seguridad, no se usa barbijo, además de que violan la normativa”. 

En cuanto a a las multas, cuyo monto y alcance es determinado por determinado por el Juzgado de Faltas interviniente, el funcionario aseguró que desde el municipio “pedimos la aplicación de las sanciones más graves posibles”.

“Desde el mes de enero de este año -recordó- tenemos la facultad de aplicar multas que van desde cero a 3.260.000 pesos y tratamos de que sea así, que los Juzgados de Faltas entiendan la gravedad de las faltas y apliquen las mayores multas posibles no solo al propietario sino al organizador y a los asistentes que podamos identificar”.

Precisamente, desde la comuna buscan que las sanciones también afecten a quienes participan de las fiestas, entendiendo que “tienen que tener alguna consecuencia porque sino no van a dejar de ir y de poner en peligro a la población”. Y anticipó que “se van a seguir aplicando cada vez con más gravedad porque cada vez es más grave la puesta en peligro de la población”. 

“Nosotros estamos instando y haciendo todas las denuncias necesarias para que tengan todos los elementos para sancionar a los que organizan y a los que asisten, para que desalienten la prácticas de esas fiestas”, concluyó Sosa.

En tanto que desde el Ministerio de Seguridad indicaron que “se aplicó el artículo 205 del Código Penal a los organizadores, por propagación de enfermedad en una pandemia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.