Detuvieron a un sospechoso por el robo en la casa de la modelo Luli Fernández

Luego de varios allanamientos, realizados por personal de la Subdelegación Departamental de Investigaciones (Sub DDI) de San Miguel, en las localidades bonaerenses de Los Polvorines, Moreno y José C. Paz, se logró la detención de L.M.O., de 30 años, que quedó a disposición del fiscal.

La misma modelo confirmó la detención del sospechoso en una de las historias que subió a su cuenta de Instagram.

Además, en los procedimientos se secuestró un auto Ford Fiesta azul, que aparentemente fue utilizado en el robo, y se encontró un porta cosméticos marca “Regina” robado a la modelo, según confiaron las fuentes.

En tanto, otro hombre de 32 años fue identificado y quedó sujeto a la investigación, aunque no se ordenó su detención.

En aquel entonces, los delincuentes les exigieron que entregaran dinero porque sino se iban a llevar al hijo de la pareja de 1 año.

Fernández relató en ese momento que todo comenzó cuando escuchó ladrar a sus perros, pero no prestó atención porque ellos “están acostumbrados al movimiento de cuando llega el jardinero”.

Sin embargo, el temor invadió a la modelo cuando vio a su marido entrar a la casa con otra persona que le venía apuntando con una pistola.

“Querían que les diéramos todo. Pedían plata y joyas. Los ladrones tendrían entre 30 y 40 años”, relató y enseguida reveló que a su marido “lo maltrataron un poco más porque no se resistía pero les decía ´pará, pará´”, explicó Luli, quien al momento del robo estaba con su madre y su hijo Indalecio de un año a punto de cambiarle a este los pañales en la cama.

“Uno de ellos nos pidió que nos tiremos al piso y que no lo miremos. Yo lo tenía a Indalecio abajo mío, porque inmediatamente me puse arriba de él. Todavía estoy temblando. Imaginate cuando a una mamá la miran y le dicen ´me voy a llevar a tu nene’. Lo único que quería era resguardar a mi hijo, porque básicamente me decían ´dame las joyas, dame los dólares, porque me llevo al nene´. Tres veces me repitieron eso”, agregó Fernández.

Además, prosiguió: “A mi marido le pusieron el arma en el hombro, en el cuello”.

Los delincuentes finalmente escaparon sin herir a nadie ni llevarse al hijo de la pareja, pero se llevaron dinero, cuyo monto no fue dado a conocer, el reloj que llevaba ella y el que tenía Cúneo Libarona y otros objetos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.