El Intendente de Tigre amenazante: “Tenemos identificados a los anticuarentena”

El intendente de Tigre, Julio Zamora, sorprendió este martes cuando confirmó que tomará medidas persecutorias respecto de lo sucedido el lunes por la tarde cuando los vecinos del complejo Villanueva organizaron una caravana en sus autos para protestar contra la extensión de la cuarentena y su impacto en la economía.

“Tenemos cámaras que identifican a las personas que hicieron la manifestación y las pusimos en disposición de la Justicia”, afirmó Zamora sin que le tiemble el pulso, dejando entrever la posibilidad que sobre los manifestantes “identificados” recaigan sanciones.

En declaraciones a El Destape Radio, Zamora justificó la individualización de la protesta: “Nos preocupa que luego del esfuerzo que hizo la comunidad de Tigre, hagan una movilización que conspira contra lo hecho”.

Esta polémica decisión del jefe comunal se da en un marco actualizado de la pandemia, donde se transita una nueva etapa de cuarentena con el factor psicológico que empieza a resonar cada vez más fuerte dentro de los hogares, y la preocupación y prevención por el contagio va en aumento de la mano de las cifras oficiales que marcan que en el conurbano se multiplicaron por 5 los casos positivos de COVID-19.

Los vecinos que protagonizaron la caravana vehicular ya se habían sentido “amedrentados” por la policía bonaerense cuando difundieron la convocatoria que hablaba de “revolución pacífica en auto por nuestros derechos”.

Rápidamente el oficial a cargo del destacamento de Villa La Ñata envió a los encargados de los once barrios que integran Villanueva una nota en la que los instó a comunicar a “los propietarios y residentes del lugar que por la vigencia del aislamiento social preventivo y obligatorio queda terminantemente prohibido todo acto de manifestación”.

Con la carta de la policía, que muchos vecinos tildaron de “intimidatoria”, hubo personas que se decidieron por salir, por considerarla un atropello a sus derechos. “No tenía previsto marchar contra la cuarentena, pero ahora, con esto, me dan ganas de hacerlo, para defender la libertad de expresión”, señalaron frente a cámaras de televisión.

La tensión en Tigre va en aumento tras el “prohibido manifestarse” que resuena por las calles de la ciudad, y el barullo de los vecinos que exigen permisos de desplazamiento. En el medio, el hambriento virus que parece no haber comprado el boleto de regreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.