El tren San Martín, un desafío a la circulación del virus

Tren San Martín, minutos antes de la 5 de la tarde de ayer. Uno de los vagones muestra los asientos totalmente completos y el resto del pasaje viajando parado. La imagen es similar a la de cualquier día de regreso de una jornada laboral. Solo el uso de tapabocas y mascarillas nos recuerda que estamos en medio de la pandemia por Coronavirus.

Se trata de la misma línea en la que hasta ayer habían muerto dos guardias de seguridad y tiene al menos siete casos confirmados entre sus empleados. En tanto, Trenes Argentinos comunicó anoche que el servicio circuló con demoras y cancelaciones durante la activación del protocolo Covid-19 para más de 130 empleados que estuvieron en contacto estrecho con tres personas que arrojaron resultados positivos para la enfermedad.

Las medidas de aislamiento e hisopados que se aplica en casos sospechosos involucra a guardas, inspectores y ayudantes de conducción que se encuentran separados del servicio hasta que se conozcan los resultados de los testeos.
En tanto desde la empresa señalaron que la cantidad de personal que no ha sido alcanzado por la medida permite asegurar la normal prestación del servicio para las horas pico de hoy, aunque en el resto de la jornada podrían presentarse algunas demoras.

Testimonios
Las estadísticas oficiales se entusiasman señalando que el día miércoles “solo viajó el 26% de los pasajeros” que lo hacía en la previa de la pandemia en el AMBA. La foto que ilustra esta página, parece indicar lo contrario.
En tanto los pasajeros parecen atravesar la situación, algunos indignados y otros con resignación. “Yo entiendo la necesidad de llagar a sus casas o trabajos, pero es mejor esperar un poco más y cuidarse, de hecho sin pandemia prefiero esperar otro tren”, reflexionó Sole Isacco en el grupo de Facebook donde los usuarios de la línea que une Pilar con Retiro plasman sus experiencias.
Son varios los que abonan el argumento de tener que llegar al trabajo, más allá de conocer los riesgos a los que se someten. “Si llegás tarde te descuentan”, sentenció Emy Alma. “Dicen que ‘esperen otro’, como si fuera que el próximo va vacío, todos los trenes van lleno en hora pico”, apuntó Yamila Vega. En tanto para Ángel Mereles, “muchos tienen que laburar. O morís contagiado o morís de hambre”.
No son pocos los que señalan que justamente la aglomeración de pasajeros en el San Martín obedece a la menor cantidad de personal que justamente está en cuarentena. “Si no hay guardas no hay trenes, cuanto menos guardas menos trenes, ¿tanto les cuesta entender” opinó Ramón Aguirre.
Para Pablo Soler, es importante destacar que la culpa no es de los operarios sino de la línea San Martín; “si tuvieran un buen protocolo nada de eso hubiera pasado”.
Para terminar, otra pasajera, Sandra Sánchez, deja una sentencia poco académica pero con mucha lógica: “Qlp, así está pandemia no se va a terminar más”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.