Exigen la clausura definitiva del Puerto Regasificador de Escobar

Ante el gran peligro que representa la presencia del puerto, para la zona del delta y el norte de la provincia de Buenos Aires, La Izquierda Diario dialogó con Viviana Rebasa, de la Red del Rio Lujan y la Asociación Ambientalista del Partido Escobar, que forman parte de las organizaciones que impulsan el petitorio.

¿Cuál es el peligro que representa para la población la presencia del puerto regasificador de Escobar.

En principio cabe aclarar que en Escobar y a lo largo de todo el recorrido de los buques metaneros se efectúan operatorias peligrosas, por incendio, radiación y explosión, que han sido reguladas por normas internacionales de seguridad para ser efectuadas en alta mar, lejos de los centros poblados, y no en un río a más de 200 kilómetros y en la región más densamente poblada del país. La sustancia que se manipula es el gas natural licuado, que es gas natural concentrado 600 veces, esta característica junto a las grandes cantidades transportadas resulta en un equivalente energético de unas 30 bombas como las de Hiroshima, pero sin radiactividad.

¿Por qué crees que los gobiernos, desde la creación del puerto, siguen omitiendo las normas de seguridad internacionales que dicen que un puerto regasificador, como el de las características de Escobar, sólo puede ser instalado en alta mar?

En principio, siempre nos preocupó y llamó la atención que los gobiernos se manejen al margen de la ley vigente: “que no permite que ni la población ni el ambiente estén expuestos a tal magnitud de riesgos”. Y más no llama la atención que a pesar que hay cambios de gobierno y Argentina produce gas ya hace varios años, se continúe con esta política.

¿Cuáles son las actividades que vienen desarrollando junto a las diferentes organizaciones que denuncian esta situación?

Actividades en la vía pública de concientización, en las redes sociales y medios periodísticos, solicitudes de adhesión y de firmas, denuncia en la justicia previo al inicio de las operatorias en el año 2011.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.