Historia de Escobar: Las primeras industrias no tradicionales

La primera industria manufacturera del lugar fue la destilería de alcohol, instalada sobre la misma barranca de El Cazador, imponente edificio construido durante la década de 1860, antes de la creación del pueblo de Belén y de la llegada del ferrocarril. El alcohol se obtenía a través de la fermentación del maíz, cereal que se sembraba en profusión en toda la zona. El producto fue elaborado durante más de dos décadas para luego, sin causas conocidas, dejó de hacerse, quedando como mudo testigo de aquella industria su imponente chimenea de ladrillos ingleses.

Otras industrias manufactureras fueron los hornos de ladrillos, regenteados por don Juan Domingo Ameghino y Natalio Marconi, en Escobar. Un establecimiento de importancia lo constituyó el Molino Harinero Bancalari, asentado en el pueblo de Matheu en el año 1900, industria que se mantuvo activa hasta el año 1940, cesando su producción al ser destruido por un incendio.

Alrededor del año 1890, don Antonio Ferrari instaló en tierras de su chacra una “tahona”, pequeño molino utilizado para la molienda de maíz. En cambio la primera industria no tradicional del pueblo de Garín fue iniciada por los hermanos Carlos y Luís Ressio, con un horno de ladrillos instalado en el año 1895. Por esa misma época también lo hicieron Domingo Nazarre y José Ameghino en el pueblo de Matheu.

Fuente:
http://museomunicipalescobar.blogspot.com/2010/03/la-destileria-de-el-cazador.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.