Industrias con protocolo y menos circulación: todo lo que hay que saber sobre la nueva etapa de la cuarentena en Provincia

Ya no hay fase que defina cómo transcurrirá la cuarentena en la Provincia. La pulsión social en esos 30 distritos del Conurbano, que conforman el conglomerado poblacional de 11 millones de personas, a partir del 1° de julio, será para el cumplimiento de la retracción de actividades industriales, del comercio y de circulación intra e interjurisdiccional con la Ciudad Autónoma.

El nivel de acatamiento de los primeros cinco días definirá cuánto del esfuerzo reclamado podrá sostenerse en el tiempo. Hay 1.000 industrias con permiso de funcionamiento en Buenos Aires. Se mantendrán también las que garantizan la cadena de productos de alimentación y las que funcionan dentro del parques industriales. También se restringirá la presencia de empleados públicos para disminuir la circulación.

“El objetivo es que no se pare ninguna industria mientras cumplan los protocolos y especialmente los que trasladen empleados”, fue una de las explicaciones desde la Gobernación. Esa es una cuerda de determinación oficial. La otra convalidación de funcionamientos es para las actividades consideradas esenciales: supermercados, almacenes y farmacias, entre unas pocas.

Toda la cadena alimentaria a salvo. Los desagregados como ferreterías y corralones de materiales quedan para la reglamentación posterior al anuncio de este viernes​, encabezado hace instantes por el Presidente Alberto Fernández, el Gobernador Axel Kicillof y el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta. Parece que no prosperará el funcionamiento de los comercios de cercanía, que la mayoría de los intendentes quieren resguardar del cerrojo. “Es una necesidad preservarlos porque el comercio de barrio, con protocolo, se desarrolla con vecinos de a pie”, resumía el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, antes del anuncio.

Centro comercial de Quilmes. Como en otros puntos del conurbano y la Ciudad, la circulación aumentó y volverán las restricciones para intentar frenar el ritmo de contagio de coronavirus. Foto: Luciano Thieberger

Centro comercial de Quilmes. Como en otros puntos del conurbano y la Ciudad, la circulación aumentó y volverán las restricciones para intentar frenar el ritmo de contagio de coronavirus. Foto: Luciano Thieberger

La regresión de las actividades es provocada por el sostenido nivel de contagio de COVID 19 en el Gran Buenos Aires. Las alarmas desde este lado del Riachuelo y la avenida General Paz es por un dato comprobable: en el Conurbano la velocidad de duplicación de contagios es cada 12,6 días. En CABA, cada 18 días. Esa disparidad en el empinamiento de infecciones explicaría porque Kicillof había propuesto una restricción casi absoluta de la circulación del transporte público.

¿Por qué se toma el AMBA como unidad epidemiológica de registro? Porque algunas de las medidas adoptadas inciden en el comportamiento de la región provincial y la Capital Federal, en especial con la circulación de gente. En forma preliminar incluye un rígido control en las troncales del ferrocarril: cabeceras en los municipios bonaerenses y terminales porteñas. De acuerdo con el muestreo reciente, por ejemplo, el 80% de los agentes de la Policía de la Ciudad residen en el Gran Buenos Aires. Es sólo un detalle, porque, en definitiva, menos del 20% de los pasajeros pasan de una a otra jurisdicción. Además, del millón de usuarios que circulan en el Área Metropolitana total, el 72 % viaja dentro del Gran Buenos Aires. El 3% pasa directamente de la Ciudad Autónoma a la Provincia.

Por eso, en algunas de las reuniones con Axel Kicillof, el jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma, Horacio Rodríguez Larreta, se encargó de caracterizar el sistema. “El problema está en la falta de controles en salida de trenes”, sugirió Larreta.

Desde el miércoles 1° de julio serán los intendentes quienes asuman la responsabilidad de los controles. Tarea que esquivaron y cuya práctica no está clara. El diagrama de retenes todavía no está armado, admitieron varios jefes comunales ante la consulta pertinente. Y se definía este viernes en una reunión de funcionarios de Transporte.

Tampoco levantan la guardia para colocar fajas de clausura en aquellos negocios de persianas abiertas, pese a la prohibición. La experiencia de Wilde, en Avellaneda, con vecinos corriendo a inspectores es una imagen contrastante con el imperativo oficial.

Si de fases se habla, en La Plata, capital provincial, por citar un caso, la realidad es que la municipalidad la tiene difícil con el comercio. Aunque no es con el “medio persianero” que vende bajo protocolo, sino con los manteros senegaleses que volvieron a apropiarse de las veredas en todos los centros comerciales con mercadería ilegal china. Aún en barrios alejados como Los Hornos. ¿Cuál sería esa fase?, preguntan los angustiados comerciantes que siguen pagando impuestos. En las adyacencias de la estación de ferrocarril de Moreno, hasta hace pocas horas, se desplegó una mantería todavía más amplia. Un paisaje traspolable a otros distritos.

En medio, la comprobación de que algunos sistemas hospitalarios como el de Avellaneda, está con las camas de TI ocupadas al extremo. De esas certezas surgió la necesidad de traslados eventuales, en caso de saturación, de pacientes de distritos a otros. La novedad que mencionan a Clarín es que, llegado el momento, el dispositivo de traspaso de enfermos sería pre terapia intensiva. Es decir, en aquellas patologías comprobadas, que por la evolución de la enfermedad y el cuadro médico de la persona, revele que inexorablemente terminará en terapia. El adelantamiento es porque es demasiado complejo el traslado cuando ya la persona ingresa a sala de TI. “Moverla de ahí resulta peligroso, casi mortal”, insisten los especialistas.

Como quedó mencionado antes, las 135 municipalidades observan doble estándar. Hay medio centenar de municipios que están casi en el umbral de la “nueva normalidad”. Una denominación insuficiente, porque nada será como antes, en el mediano plazo. Pero, confortable, al menos, para quienes trabajan, comercian y tienen salidas recreativas en la Provincia.

Fuera de ese mapeo de Interior, la cuestión gravosa aparece en apenas el 2% del territorio provincial, mencionado como Conurbano. El mayor bolsón de pobreza del país, que estará por encima del 55% en las proyecciones menos dramáticas. Allí donde residen esas 11 millones de personas, un cuarto de ellas en villas y asentamientos (1.050). Extendiendo el cordón al Gran La Plata que tiene 240 “barrios populares”, la pretendida atenuación urbanística bajo el nombre que esconde miseria.

Todo en un panorama epidemiológico que desnuda la exhibición obscena de “desigualdades, dificultades y retrasos”. Palabras de Kicillof. Lo que define a un país en infradesarrollo. “Desigualdad en el acceso a la salud y alimentación, la infraestructura social básica, la integración entre ciencia, tecnología y aparato productivo, logística y competitividad de la economía”. Otra vez palabras del propio Kicillof.

Centro comercial de Lanús. Como en otros puntos del conurbano y la Ciudad, aumentó la circulación y volverán las restricciones para intentar frenar el avance de los contagios de coronavirus. Foto: Luciano Thieberger

Centro comercial de Lanús. Como en otros puntos del conurbano y la Ciudad, aumentó la circulación y volverán las restricciones para intentar frenar el avance de los contagios de coronavirus. Foto: Luciano Thieberger

En apariencia no hay resquicio para la diafanidad. El 54% de las camas de terapia intensiva están ocupadas y si continúa la progresión de infectados en menos de un mes el sistema sanitario colapsa. Lo volvieron a repetir Alberto Fernández, Kicillof y Rodríguez Larreta.

Los bancos funcionarán con algún ajuste de servicio. Pero continuarán operando como hasta el momento. No se habló en el mensaje cómo harán para evitar las largas colas que se formaron esta semana para cobrar el subsidios IFE.

También buscan ajustar la normativa para permitir establecimientos que desarrollen actividades de cobranza de servicios e impuestos. Oficinas de rentas de la Provincia y sus municipios, con sistemas de turnos y guardias mínimas. Apremia por una información verificable: la caída de recaudación del fisco bonaerense es del 21,5% en mayo. Y se mantendría el “agujero fiscal” en junio. Ingresos Brutos, que mide la actividad económica, arrastra con el 25% esa caída.

La situación de trabajadores informales está en el nivel de extenuación. No funcionaron las obras de construcción privada, para definir una sóla de las actividades. Hasta ahora, las fábricas automotrices, autopartistas, petroquímicas, químicas, de pinturería, y otras pudieron operar con restricción. Duró mientras pudo. Desde el miércoles, se revisarán los protocolos. Siempre la Provincia autoriza, con aprobación de la jefatura de Gabinete nacional.

Pesan en las decisiones los más de 400 muertos por COVID que registra la Provincia. Una tasa de letalidad que no supera el 3%. Una marca sanitaria óptima comparada con otros países. Igual que la cantidad de contagiados. Altos, de todas maneras, para las capacidades del sistema de salud argentino.

Quedan para la resolución de este fin de semana estas secuencias: si habrá circulación de automóviles habilitados para personas con tareas esenciales, las gomerías y talleres continuarían trabajando. Estaciones de servicios también. Otras cuestiones esperan turno. Entre ellas, ¿los corralones de materiales de construcción podrán funcionar prescindiendo de la industria del cemento o de ladrillos cerámicos?.

Cero actividad recreativa, tipo running, en el Conurbano.

¿Qué pasará con la cuarentena de municipios que están en período de “nueva normalidad” en el Interior bonaerense? La semana anterior, diez comunas se habían agregado a la nómina. Adolfo González Chaves, Ayacucho, La Costa, Lobería, Navarro, San Antonio de Areco, Tres Arroyos y Villa Gesell accedieron al permiso para la venta, al por menor, de ropa, calzado y juguetes en comercios de cercanía con ingreso de clientes. También para salidas de esparcimiento y el servicio de comidas y bebidas para consumo en locales gastronómicos.

A ellos también se les pidió el “ultimo esfuerzo”.

One thought on “Industrias con protocolo y menos circulación: todo lo que hay que saber sobre la nueva etapa de la cuarentena en Provincia

  1. Gracias que nos cuiden. La economia es importante pero la salud propia y la vida de un ser querido no tiene precio. Ni forma ni dinero que recupere una vida que se perdio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.