Inseguridad en Nordelta: kayaks, pisadas, ropa mojada y un raid por tres barrios para concretar un golpe millonario

Los vecinos de Nordelta vivieron una madrugada convulsionada. En circunstancias que aún se investigan, al menos dos casas del barrio El Golf y una de La Isla sufrieron robos en las primeras horas de este domingo. Al amparo de la noche, un sujeto intentó entrar en varias propiedades mientras sus moradores descansaban. Parecía no importarle quedar registrado por las cámaras de seguridad. Se movía con llamativa comodidad… Seis horas pasaron entre el primer hecho, cuando escapó por el techo de una casa en El Golf, y el tercero, cuando ingresó en la oficina de una vivienda, sustrajo una caja fuerte con una importante suma en dólares, y escapó en un kayac por los lagos. Todavía no se sabe si huyó en busca del río Luján o, incluso, si el autor del golpe vive en la ciudad-pueblo del partido de Tigre.

Fuentes policiales informaron que la fiscal Laura Capra, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Benavídez, y personal de la policía bonaerense con jurisdicción en la zona trabajaban esta tarde en el lugar, en busca de rastros. “La última vez que las cámaras de seguridad registraron al delincuente fue a las 7.40; habían pasado diez minutos del robo en La Isla, donde se apoderó de dinero en efectivo. Una de las hipótesis es que el ladrón es vecino de Nordelta, pero aclaro que, por ahora, es solo es una línea investigativa”, explicó una calificada fuente de la investigación.

Según la información oficial que divulgó la Asociación Vecinal Nordelta (AVN), que agrupa a los propietarios de inmuebles de la ciudad-pueblo, “cerca de la 1.30, un vecino del Barrio El Golf advirtió la presencia de una persona en la terraza de su vivienda. El desconocido corrió rápidamente por el fondo de su lote”, y escapó antes de ser identificado. “Posteriormente -precisa el texto repartido a los vecinos- se verificó que la persona habría ingresado a otra vivienda por la ventana de la cocina y tomó un bolso de mano que luego dejó abandonado en el jardín posterior”.

Ante esa serie de sucesos, se alertó a la Gerencia de Seguridad, que a su vez dio parte al Comando de Patrullas y al Centro de Operaciones Tigre (COT). Para ese momento, Nordelta estaba convulsionado. “Hay una histeria colectiva impresionante. Todos estamos en alerta, alterados”, dijo a LA NACION un vecino. Según moradores de Nordelta, el ladrón habría ingresado por Virazón, una de urbanizaciones más nuevas del lugar. De hecho, un kayak de un vecino de ese barrio fue hallado en la costa de Lagos del Golf.

Según pudo reconstruir de diversas fuentes, varios vecinos notaron que sus kayaks (un medio de transporte común dentro de Nordelta) amanecieron en otros barrios, como si hubieran sido utilizados por desconocidos para trasladarse de una isla a otra. Incluso, un propietario vio ropa de hombre mojada en el jardín de su casa y una mujer vio pisadas fuera de su hogar y denunció que le faltaba una cartera.

Según el trabajo policial, el objetivo habría sido el de robar en otro barrio de Nordelta (La Isla) y se habría utilizado al barrio El Golf como pasaje para acceder allí. Se estima que los delincuentes habrían ingresado por el barrio Virazón, dado que, como se dijo, allí se reportó la falta de un kayak celeste (que apareció en otra casa) y en el Golf hubo un faltante de un kayak naranja, que fue encontrado en la costa del barrio Virazón. Por ese motivo se especula con que habrían huido por allí. También se advirtió el faltante de un kayak rojo, que fue encontrado en el barrio donde se cometió el delito principal, del cual no se dieron mayores detalles, aunque en el barrio se tejieron diferentes hipótesis

“Se confirmó que anoche hubo movimientos de algunos kayaks; es probable que hayan sido usados para estos fines, pero no podemos confirmarlo aún. En la mañana de hoy, un vecino del barrio La Isla denunció que alguien ingresó en su casa sin haber sido advertido por sus habitantes y se llevó una caja de seguridad con una importante cantidad de dinero”, dice un segundo comunicado de la ANV enviado a los residentes de Nordelta.

El malestar general dentro de Nordelta también pasa por los mecanismos de seguridad que tiene el lugar. Según los propietarios, dentro del lago central hay lanchas que patrullan de manera sistemática. Incluso cuentan que se utiliza un sistema térmico de detección de movimiento. Además, hay cámaras que monitorean si hay movimientos en el lago. Todo eso es objeto de investigación, pero resulta evidente que algo falló.

Por todo esto, y según la información oficial, “participa en la investigación personal de la Policía Científica con la intención de avanzar en la búsqueda de datos que permitan identificar a la persona que se introdujo en la vivienda y habría intentado hacerlo en otra”.

De acuerdo a la última comunicación oficial brindada por la AVN, “el delito ha culminado” y el caso está siendo investigando por la fiscalía de Benavídez, donde se continuará con los trámites judiciales correspondientes. Mientras, el misterioso golpe es, casi, el tema excluyente en la mega urbanización de Tigre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.