La Provincia pagó $124 millones por respiradores que nunca llegaron

Con dinero de la ONU se compraron 200 equipos en forma directa a una empresa que denunció por estafa a un importador, el mismo que está detenido por la compra de barbijos del gobierno de CABA.
El Gobierno de la provincia de Buenos Aires compró de forma directa -y al comienzo de la pandemia- 200 respiradores con fondos del Programa de las Naciones unidas para el Desarrollo (PNUD). Los equipos nunca llegaron, y la Provincia intimó a la empresa contratada que le restituya el anticipo. Pero, qué pasó.

La contratación fue con Aeromedical SA a la que se le abonó un anticipo de 124 millones de pesos por el 40% del total. La empresa no cumplió con la transacción y denunció a su proveedor por estafa. Se trata de Damian Nevi, el mismo farmacéutico que terminó preso por la venta de 5 millones de barbijos a la Ciudad de Buenos Aires.

En aquel escándalo, la justicia ordenó un allanamiento en su casa, donde la Policía encontró más de $700 mil en efectivo, y logró congelar $60 millones depositados en una cuenta bancaria.

En el caso de la compra de barbijos por parte de la Provincia, el expediente ya está en poder de la Justicia.

Cabe destacar que la contratación por parte de la Provincia se hizo efectiva el 2 de abril a través de la orden de compra 05/20. Ese mismo día, Aeromedical subcontrató a Damián Nevi por falta de stock, un comerciante que decía importar los respiradores desde China pese las restricciones.

Según consignó Infobae, el 30 de marzo -el mismo día que se firmaba el contrato con la Ciudad por los barbijos- Nevi mandó un presupuesto por 200 respiradores invasivos (para casos graves que necesitan intubación) de la marca General Electric. El valor de cada uno era de $1.040.000 más IVA. Nevi prometía tener 250 respiradores. Lo que se constituyó como la primera mentira.

La contratación de Aeromedical con la Provincia se canalizó través del Programa 16/006 del PNUD, vigente desde 2016. Ese mismo Programa permitió solventar los insumos que llegaron desde China en los aviones de Aerolíneas Argentinas, según consta en la documentación a la que accedió este medio. En esos cargamentos, había barbijos, mascarillas y trajes, pero no llegaron respiradores.

La única compra de respiradores conocida hasta ahora era con la empresa Cegens, de José C. Paz, que entregó 30 equipos. Luego entró en vigencia una prohibición del Ministerio de Salud de la Nación para la comercialización de respiradores a privados y Estados provinciales o municipales. “La Provincia recibió respiradores comprados por el Gobierno nacional y los distribuyó entre los municipios”, dijeron fuentes oficiales.

Los dueños de Aeromedical tomaron contacto con un agente de carga que había participado de la operación, y dieron con la segunda mentira: los respiradores que habían llegado a Ezeiza no eran los mismos que había comprado la Provincia. No coincidía ni la marca ni el modelo. Además eran equipos se aplican a pacientes con problemas respiratorios menos graves y se utilizan con mascarillas ajustadas a la boca. Distinto a lo encargado.

Como el pago ya estaba realizado, la empresa denunció por estafa a Nevi. La investigación judicial estuvo hasta ayer en secreto de sumario. Entre las primeras medidas, la jueza ya secuestró los respiradores que estaban en el aeropuerto de Ezeiza y comprobó que no eran invasivos.

Pese a la estafa, la Provincia intimó a la firma Aeromedical a restituir el anticipo, unos $112 millones ($124 millones sumando el IVA), en un plazo de siete días hábiles, en una cuenta del Citibank.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.