Las clínicas privadas advirtieron que hay algunas que “ya están llegando a su saturación”

Las autoridades sanitarias de la Nación y la provincia de Buenos Aires advirtieron por la evolución del índice de ocupación de las camas de terapia intensiva en las clínicas privadas y expresaron su preocupación por el aumento de casos de coronavirus (Covid-19) en las últimas semanas.

El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, declaró que si continúa el aumento de casos positivos, “casi con seguridad vamos a tener que ir a otra etapa de endurecimiento” de la cuarentena. “En el AMBA bonaerense tenemos un aumento preocupante de los casos. Sin la vuelta a Fase 1 hubiese habido mucho más casos”, expresó.

Las autoridades temen que un crecimiento veloz y constante de los casos pueda saturar algunas áreas del sistema sanitario. Gollán indicó que no va a esperar que en el AMBA haya una ocupación del 90% de las camas para dar marcha atrás en las aperturas del aislamiento. “Con una cifra bastante menor vamos a volver a las restricciones”, aseguró.

El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, lo dijo en otras palabras: “Si la curva sigue en aumento y vemos un riesgo de colapso, volveremos para atrás”.

El último dato oficial indica que la ocupación de camas en las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) es del 55,4% a nivel nacional y del 64% en el Área Metropolitana de Buenos Aires ( AMBA).

“Mucho de lo que está pasando hoy es por hacer asados, juntadas y mateadas”, reseñó el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, al ser consultado por la prensa sobre la evolución de la pandemia.

Si bien señaló que “la mayoría” de las personas cumple con el aislamiento social, preventivo y obligatorio, el ministro señaló que aquellas que no lo respetan “hacen pagar un precio grande” al conjunto de la sociedad.

El sector privado también advierte por la ocupación de camas
Desde el subsistema privado difundieron datos sobre la ocupación de plazas críticas: la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva indicó que la ocupación de las camas críticas alcanza un promedio del 80% en el sector privado.

Pero “en muchos lugares la situación es más compleja” porque “en general los ingresos (a terapia intensiva) se han incrementado”, dijo hoy la presidenta de esa organización, Rosa Reina.

Al respecto, el jefe de Asesores del Ministerio de Salud bonaerense, Enio García, explicó que “algunas clínicas privadas están llegando a su saturación” por la atención de pacientes con obra social, y afirmó que en el sistema público “hay instituciones saturadas, pero todavía hay espalda”, al brindar detalles de la situación sanitaria en la provincia de Buenos Aires.

El sector privado advierte que “son pocos”
“Más del 60% de la población de la provincia tiene obra social; entonces hay algunas clínicas privadas que ya están llegando a su saturación, pero atendiendo pacientes con obra social”, señaló.

Rosa Reina introdujo otro aspecto a considerar, además de la necesidad de equipamiento para tratar enfermos la Covid-19, y es el estrés de los profesionales de la salud. “Somos pocos, lo hemos sido siempre, estamos sobrecargados de trabajo”, puntualizó.

“Estamos teniendo la colaboración de otros profesionales a los que se les hace un entrenamiento básico, pero obviamente hay cosas que no pueden hacer. La Sociedad Argentina de Terapia Intensiva lo viene denunciando hace años, incluso en el brote de la N1H1, en el 2009, alertamos que éramos pocos y no es una situación que se haya resuelto”, señaló.

Los casos de coronavirus siguen en aumento
El 1 de julio los casos acumulados de coronavirus eran 67.197 en el país, con los 2.667 que se sumaron ese día. Una semana más tarde, el 7, con 2.979 nuevos casos de Covid-19, el total era de 83.426 positivos en el país. A la semana siguiente, el 14, se confirmaban 3.645 nuevos casos y 106.910 positivos en total en Argentina.

Con estos números, el funcionario Enio García reflexionó: “Es pronto para pensar que 5.000 casos es un nuevo piso, hay que ver qué pasa con la estadística, tenemos que ver cómo impacta el efecto tardío de ese tema de la carga”.

La misma preocupación por la suba de casos la había mostrado este miércoles el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, al advertir que “las próximas semanas serán muy intensas, quizás las más duras”.

González García atribuyó la escalada de casos a los “asados, juntadas y mateadas”
En este momento, planteó, lo más importante es no realizar “encuentros sociales en lugares cerrados. Este es un momento para evitar los cruces de familia y de amigos”. Hoy el ministro Ginés González García repitió la advertencia y pidió “responsabilidad individual”.

“Este tipo de actividad (los asados y juntadas) explica estos brotes que estamos viendo acá (en el AMBA) y en distintos puntos del interior. Por favor, que la gente tenga responsabilidad, es una cosa única, nunca lo vivimos y queremos que termine de la manera menos dañosa para los argentinos. Son momentos muy complicados”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.