Los gimnasios solo podrán funcionar al aire libre

Los gimnasios del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) siguieron abiertos tras el inicio de las nuevas restricciones impuestas por el Gobierno para tratar de aplacar la segunda ola de coronavirus, pero solo pueden funcionar si dentro de sus instalaciones tienen espacios al aire libre. Esto además de que no puede ocuparse más del 30% de su capacidad al mismo tiempo.

Según las cámaras que agrupan a los empresarios del sector, el decreto de necesidad y urgencia 241 no menciona en forma específica que dicha actividad está suspendida. El artículo 16 del mencionado DNU señala puntualmente que deben cerrar sus puertas “todas las actividades deportivas, recreativas, sociales, culturales y religiosas que se realizan en ámbitos cerrados”.

En este sentido el presidente de la Cámara de Gimnasios de Argentina (CGA), Fernando Storchi, dijo: “Los gimnasios somos agentes de salud. No realizamos actividades recreativas ni deportivas. No se practican deportes, sino actividad física”. La CGA agrupa a entre 400 y 500 establecimientos en todo el país.

El empresario recordó que los gimnasios vienen funcionando con un aforo del 30% desde que retornaron a la actividad luego de la cuarentena, y aseguró que seguirán haciéndolo con ese límite. También reveló que por las restricciones los gimnasios han perdido entre un 40% y un 45% de clientes, más que nada por las limitaciones a la capacidad. “Hemos perdido socios o clientes porque estamos trabajando con un aforo del 30%, algo que es un limitante, sobre todo en los horarios pico”, agregó Storchi.

El titular de CGA comentó que durante el año pasado, por la cuarentena, “tuvimos uno de los cierres más largos de todos los sectores: permanecimos siete meses y medio sin trabajar en la zona del AMBA. Cuando volvimos, demostramos que los protocolos que hemos aplicado, bajo asesoramiento de personal de la salud, funcionan muy bien”.

Con respecto a los protocolos que se aplican en los gimnasios, Storchi enfatizó: “Son protocolos muy efectivos, y en más de cinco meses de regreso a la actividad no tenemos registrado ningún caso de contagio dentro de los gimnasios. Y a diferencia de lo que sucedió el año pasado, ahora nuestros clientes o socios nos piden que sigamos en actividad”.

Por su parte Adrián Stoll, de la misma cámara, explicó: “No nos sentimos alcanzados por las nuevas restricciones, porque no encuadramos como una actividad social, ni cultural, tampoco recreativa o deportiva. Tenemos nuestra propia identidad y protocolos. Cumplimos con ellos y funcionaron muy bien”.

En la misma línea se expresó Guillermo Mazzoni, cofundador de la cadena de gimnasios BIGG: “No nos consideramos entidades deportivas. En el decreto anterior se habló específicamente de gimnasios, cosa que no ocurrió ahora. Así que esta normativa no aplica a nuestro sector”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.