Polémica: para la municipalidad, los delitos cayeron 31% en un año

Mientras se profundizan los pedidos de seguridad por parte de los vecinos y proliferan en redes sociales las publicaciones sobre nuevos y cada vez más violentos robos, la Municipalidad de Escobar dio a conocer un polémico estudio según el cual los delitos habrían caído más del 31% durante los dos primeros meses del año.

En efecto, en una reciente comunicación oficial la Secretaría de Seguridad y Prevención Comunitaria informó que “se registró en todo el distrito una baja superior al 31% en la cantidad de delitos producidos entre los meses de enero y febrero de 2021 en comparación con el mismo bimestre del año pasado”

El llamativo estudio se centró en esos dos primeros meses de cada año ya que, según consigna, “desde marzo de 2020 los hechos de inseguridad cayeron profundamente por el inicio de la pandemia y las restricciones propias del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio”

Para el municipio, “la cantidad total de delitos producidos en todo el partido de Escobar en los dos primeros meses del 2020 fue de 749, mientras que en la misma etapa del 2021 el global fue de 515, lo que marca que se produjeron 234 hechos delictivos menos, una reducción del 31,24%”.

El polemico estudio se centra en delitos contra la propiedad y, según él, “en enero de 2021 hubo un 44,3% menos de asaltos y un 47,7% menos de robos en todo el partido, siempre en comparación con enero del año anterior”

En materia de robo de motos, afirma que “se observó un descenso” y que “la cantidad total de sustracciones de las mismas fue de un 38% menos”.

Estas optimistas afirmaciones contrastan radicalmente con el panorama que se observa diariamente no solo en los medios locales de información sino sobre todo en la experiencia concreta de los vecinos, que padece en primera persona o en la de sus allegados constante hechos delictivos.

Una queja constante versa sobre lo poco dispuestas que están las autoridades para tomar las denuncias o los constantes obstáculos burocráticos que interponen a su registro, haciendo que las víctimas en muchos casos desistan del engorroso trámite.

En efecto, si la denuncia no se formaliza, no hay registro del hecho delictivo y por lo tanto no existe para las estadísticas que luego se elaboran.

Pero aún con la cantidad de delitos efectivamente denunciados parece llevarse mal el informe emitido por la municipalidad.

Eso sin contar los delitos contra la integridad física o sexual que lamentablemente han tenido lugar durante los últimos meses (que caen fuera del estudio por no ser los tranquilos enero y febrero) y que han generado indignación y protestas por parte de vecinos que se han manifestado en la calle exigiendo justicia.

Las entraderas, los asaltos, los robos y los hurtos, a veces en pequeña escala, a veces en grande, son parte de la realidad con la que a diario deben convivir los vecinos de las distintas localidades del distrito, en especial en los barrios y las periferias. Por eso es por lo menos llamativo que, en semejante contexto, las autoridades locales afirmen alegremente que la inseguridad se ha reducido en un tercio, aseveración que no solo parece divorciada de los hechos sino que alimenta una justa indignación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.