Protestas ante posible desalojo de un predio usurpado en el barrio Stone y San Luis

La intimación para el desalojo de una toma que desde septiembre de 2019 sucede en un predio ubicado en el límite de los barrios Stone y San Luis de la localidad de Belén de Escobar, moviliza al grupo de vecinos que se asientan en el lugar, quienes deberían dejarlo en los primeros días de noviembre por orden judicial.

Más precisamente, la fecha límite que puso la justicia para realizar el operativo es el próximo martes 3 de noviembre, y por este motivo fue presentada una medida cautelar ante el Juzgado de Garantías N°3 por parte de las más de 40 familias que ocupan el predio, para suspender el desalojo y que pueda llevarse adelante una mesa de negociación entre el dueño de las tierras, los ocupantes y el Estado.

Ante la falta de resolución judicial por el pedido hecho y la inminencia del desalojo, las familias comenzaron con una serie de movilizaciones que se llevaron adelante en el casco céntrico de la localidad de Belén de Escobar, frente a la Municipalidad: la última de ellas, en la mañana de este viernes 30. También hubo protestas en la Panamericana, donde el martes 27 cortaron parte del tránsito y realizaron una quema de gomas.

La idea, sostuvieron los vecinos, es “posponer la medida tomada por la justicia” y poder llevar adelante audiencias donde pueda resolverse “sin violencia” su situación. “Hay miedo de perder lo que tenemos, y lo que muchos de nosotros obtuvimos de buena fe. Algunos pensaron que se trataba de terrenos fiscales, pero ahora apareció un supuesto dueño”, dijo uno de los vecinos que se movilizó.

En los terrenos, que tienen cerca de cinco hectáreas y se encuentran sobre la calle Sargento Cabral, se construye un barrio privado que pertenece a la empresa desarrolladora Nueva Maschwitz SRL, que judicializó la ocupación al momento que los predios fueron tomados, allá por septiembre del año pasado.

Según pudo saber este medio, en el predio ocurren diversas situaciones vinculadas a la problemática habitacional: familias que no pudieron continuar con el pago de su alquiler y decidieron instalarse en el terreno, personas víctimas de ventas irregulares por parte de individuos que tomaron parcelas en el lugar y se hicieron pasar por vendedores, aunque también hay compradores legítimos a la empresa.

Representantes de la comuna recibieron este jueves y viernes a las personas que manifestaban, y escucharon las demandas de los habitantes del predio, para poder analizar qué herramientas posee el Municipio para poder asistir a las familias.

Hasta el momento, el desalojo, ordenado por la justicia para el próximo martes, parece inminente, y durante el fin de semana los vecinos adelantaron que seguirán con las movilizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.