Se ralentiza el ritmo de contagios en Provincia y analizan no introducir cambios a la cuarentena

Como vienen haciendo desde el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio el 20 de marzo, y más aún desde que el foco de la pandemia de coronavirus Covid-19 se concentró en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), el gobierno de Axel Kicillof viene siguiendo muy cerca distintos indicadores que dan cuenta del estado de la situación en la zona más densamente poblada del país.

Los últimos relevamientos acerca del tiempo de duplicación de casos en el Gran Buenos Aires muestran un ralentizamiento en la velocidad con la que avanza la enfermedad. Aunque los resultados se revelan promisorios, en el entorno de Kicillof son cautos y prefieren alejarse todo exitismo.

Según informaron fuentes del Ministerio de Salud bonaerense a minutouno.comal 24 julio pasado, hacían falta 17 días para que se duplicara la cantidad de casos positivos. Ese índice viene mejorando sensiblemente desde el 1° de julio pasado cuando la duplicación de casos se daba cada 12 días.

A pesar de ello desde la Provincia prefieren bajarle el tono a esta mejora ya que no es el único índice a tener en cuenta a la hora de definir cómo seguirá la cuarentena. “El dato es positivo pero de todas maneras hay que estar atentos a como viene esta semana porque podría estar un poco peor. Otro dato también medianamente positivo es que ya no es tan veloz el ritmo de ocupación de camas de terapia intensiva. De todas maneras, siguen aumentando la cantidad de casos y la ocupación de camas por lo que hay que seguir bien de cerca la evolución en los próximos días”, aseguraron esas misma fuentes.

De mantenerse estas estadísticas, la Provincia podría renovar, a partir del próximo 2 de agosto cuando vence la actual etapa de la cuarentena, el aislamiento social, preventivo y obligatorio en los 35 municipios que forman parte el AMBA en las mismas condiciones que rige hoy. Es decir, no habría ni un relajamiento en las condiciones de la cuarentena ni una vuelta atrás como hubo que operar semanas atrás luego de la aceleración en el ritmo de contagios.

En la Ciudad de Buenos Aires, por el contrario, como la duplicación de casos se mantiene en 32 días – el mismo valor que tenía al 17 de julio cuando se llegó a ese número por el endurecimiento de la cuarentena- hoy con muchas más actividades abiertas y más gente circulando por las calles la duplicación de contagios no se aceleró y tampoco hubo una salto de infecciones en los últimos diez días, por lo que las autoridades porteñas confiaron a este portal que seguirán con el esquema planeado: la fase 2, que ellos diagramaron, de una apertura gradual de la economía, con fines de normalizar todo hacia octubre, de achicarse la curva de contagios.

La Argentina y la provincia de Buenos Aires mantienen además una baja tasa de letalidad (es decir la proporción de muertes que se registran en comparación con la cantidad de quienes padecen la enfermedad) en comparación con otros países. De acuerdo a los datos actualizados al 24 de julio la tasa de letalidad de la Argentina es de 1,83 mientras que el de la Provincia llega a 1,53, una nivel que revela la efectividad de la cuarentena temprana adoptada cuando se la compara con la de países como México (11,34), Brasil (3,77) y Chile (2,59). En el peor momento de la pandemia, la tasa de letalidad de Italia trepó a 14,33 y a 14,06 en Francia.

“Mi prioridad sigue siendo evitar la saturación del sistema de salud”, aseguró ayer Kicillof luego de mantener una reunión con el comité de expertos de la provincia de Buenos Aires para analizar el desarrollo de la situación epidemiológica y determinar los pasos a seguir en materia sanitaria en la próxima etapa de aislamiento y distanciamiento social, preventivo y obligatorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.