Sesenta municipios bonaerenses pasan a la fase 5 de la cuarentena

El anuncio de una nueva extensión de la cuarentena en la Provincia dejó a la vista dos claros escenarios sobre los que el gobernador Axel Kicillof tomó una decisión clara. El territorio del AMBA y el interior viven, desde siempre, dos tipos realidades que se terminan de evidenciar con la situación epidemiológica del caso.

El mandatario provincial ayer reveló números concretos en relación a esta diversidad. “Tenemos 135 municipios, cada uno con realidades distintas”, sostuvo Kicillof durante su exposición. Y para graficarlo hizo puente en los números. “Ahora en el interior hay 8.5 casos (cada 100 mil personas). Está a nivel comparable o mejor que a otras regiones de la Argentina”.

Más allá del anuncio concreto, con en estas frases el gobernador acusó recibo de las diferentes manifestaciones que se hicieron en la semana para terminar con el aislamiento social, preventivo y obligatorio. En ese sentido, un grupo de intendentes intentó llevar la discusión más allá de la situación sanitaria y hasta, en algunos casos, se mostraron en estado de rebeldía, como señaló la ministra de Gobierno, Teresa García.

Con un claro enfoque en estas dos realidades, Kicillof marcó la cancha y elevó el tono para dejar en claro que la situación en el Conurbano es diferente y de nuevo, apeló a su manejo de números: 49 casos (cada cien mil). La distancia entre el Conurbano y el Interior, en proporción, es seis veces más alta.

Como parte del anuncio, Kicillof expresó que 60 de los 135 municipios que conforman la Provincia podrán pasar a la quinta y última fase de la cuarentena (la distancia social) por no presentar casos en los últimos 21 días. Los casos de Necochea y Olavarría sirven como ejemplo para entender la situación. Luego de 60 días sin casos, ambos municipios volvieron a presentar positivos y deberán comenzar a transitar de nuevo una a una, las diferentes fases del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Las reacciones positivas no tardaron en llegar. Por las redes, algunos intendentes manifestaron su alegría por formar parte de este 45 por ciento. “Según lo expresado por el gobernador Kicillof, Junín se encontraría en Fase 5, por no tener contagios en los últimos 21 días. Ahora, debemos esperar la publicación de las normas en el Boletín Oficial para ver los alcances y especificaciones de cada fase, y su implementación”, escribió el intendente local Pablo Petrecca. Mientras que Martín Yeza, de Pinamar, se mostró más prudente. “Tenemos que esperar el decreto reglamentario del gobernador pero insistiremos con solicitudes de excepción rechazadas. Estaríamos en condiciones de entrar en fase 5 por no tener casos en 50 días”.

Sin embargo, poco más de la mitad de los distritos deberá seguir en instancias previas del ASPO. Y esta situación no es sólo patrimonio de los municipios del Conurbano. A los dos distritos mencionados en el párrafo anterior se agregan grandes ciudades como Bahía Blanca, Mar del Plata y La Plata.

Y las reacciones fueron divididas. “Los intendentes tenemos que ser prudentes y responsables. Tener templanza y tomar decisiones, todos tenemos presiones. No es momento de ponerse a jugar a la ruleta rusa. Lo único irrecuperable es la vida, y el aislamiento ya salvó miles”, sostuvo Juanchi Zabaleta, a cargo de Hurlingham.

Por su parte, Jorge Macri, de Vicente López, manifestó que “escuchamos lo dicho por el Gobernador. Volveremos a pedir respuesta a los pedidos que hicimos hace 25 días. Vamos a insistir en que los comercios barriales puedan abrir y tengan la misma oportunidad de trabajo que los hipermercados”.

Quien se encargó de aclarar ciertas inquietudes fue la Ministra de Comunicación bonaerense, Jesica Rey: “Observo con asombro como algunos intendentes del conurbano bonaerense no escucharon o no entendieron la conferencia de prensa. Refieren a la continuidad del ASPO con los mismos criterios para San Cayetano que para La Matanza; pero la realidad es que San Cayetano pasa a fase 5”. Y agregó: “La fase 5 contempla habilitaciones para actividades industriales, comerciales, deportivas y recreativas. Mientras que La Matanza, como Vicente López y todo el AMBA, permanecen en fase 3, con las habilitaciones comerciales e industriales que solicite cada municipio”.

Desde 3 de Febrero, Diego Valenzuela sostuvo que “en esta nueva etapa de la cuarentena buscamos seguir cuidando la salud y un equilibrio con lo económico. Esperamos respuesta de la Provincia sobre el comercio de cercanía con protocolo y sin concentración de gente”. Mientras que Cristian Cardozo, al frente de La Costa, expresó no hizo referencia a Kicillof, pero sí al presidente Alberto Fernández: “Apoyamos la decisión de nuestro presidente de diferenciar la situación de cada distrito del país para la continuidad del aislamiento. Debemos ser pacientes, conscientes, solidarios y responsables”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.