Turnos VTV: reclamos de automovilistas por largas colas en las plantas de la provincia de Buenos Aires

La demanda creció por las vacaciones hasta colapsar los talleres del territorio bonaerense donde se realizan los controles. Las demoras se traducen en colas que se cuentan en kilómetros y en negocios improvisados de venta de bebidas y comidas

Supone un control anual del estado mecánico y de emisión de gases contaminantes de los autos que tienen una antigüedad superior a los dos años. En las vísperas de las vacaciones, los automovilistas inundan los cerca de sesenta talleres verificadores distribuidos en las once secciones de la Provincia de Buenos Aires para recibir la oblea de aprobación, asegurarse el correcto funcionamiento del vehículo y sortear la multa.

La experiencia de los usuarios y de los vecinos es desesperante. Las colas se miden en kilómetros y en cuadras. El trámite, que en sí mismo demora menos de veinte minutos, es una actividad que demanda horas. Por la naturaleza de la situación, germinaron negocios informales que venden bebidas y comida a la vera de la fila de gente esperando.

En la segunda quincena de diciembre se aplicó el horario de verano. Incorporaba tres horas más por día durante la semana y dos horas más el sábado: se extendía de lunes a viernes desde las 6 hasta las 18 horas y el sábado de 6 a 13. Pero el descontento de los usuarios no merma: el servicio está colapsado y ni siquiera ganó agilidad con el cambio horario. “Hay muchísima gente. No es nuestra culpa que no haya turno. Desde noviembre que no hay. Es inhumano esto

Las autoridades aducen que refuerzan el personal porque saben que la demanda crece de manera desproporcionada para fines de año. Dicen que es una cuestión de estacionalidad que sucede a comienzos del verano, con una diferencia del doble de visitantes en diciembre y enero con el resto del año, y que no existe otro factor que influya en el funcionamiento del servicio.

En el Operativo Verano del año pasado, los agentes de tránsito de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) controló 1.148.653 vehículos con un total de 6.870 infracciones labradas. El 26% fue por no circular sin la verificación técnica del vehículo. Para el Código de Tránsito es una falta grave que conlleva multas de hasta 63.000 pesos. Para los automóviles registrados en provincia de Buenos Aires, las multas oscilan entre 300 y 1.000 unidades fijas, una medida que equivale al precio por litro de nafta de mayor octanaje, informado por Automóvil Club Argentino con sede en la ciudad de La Plata. El valor de cada UF para el primer bimestre de 2020 quedó establecido por ley el viernes 27 de diciembre de 2019: es de 63,09 pesos.

En la Ciudad de Buenos Aires, la Verificación Técnica Vehicular es obligatoria desde octubre de 2018, a partir de la sanción de la ley 2.265. Tiene diferencias sustanciales con la VTV del territorio bonaerense, donde es ley hace más de dos décadas. En principio, solo pueden asistir quienes hayan pagado y reservado el turno. El costo es superior: las motos de provincia pagan 332,64 o 166,32 pesos con la tarifa de promoción, mientras que en CABA el trámite cuesta 512 pesos; los vehículos con un peso inferior a 2.500 kilos deben abonar 1.108 o 1.025 si aún no venció la VTV y en la Capital Federal es de 1.362 pesos. Atañe a los autos con tres años de antigüedad o más de 60 mil kilómetros de uso, cuando en provincia empieza a regir desde los dos años. Las multas son más leves en el área metropolitana: según la ley de faltas 451, oscilan de 100 a 400 UF, es decir entre 3.210 y 12.840 pesos. En Capital Federal, las unidades fijas equivalen al precio de venta al público de medio litro de nafta premium registrado en las estaciones de servicio del Automóvil Club Argentino. No se actualizan desde el 8 de febrero de 2019, con un número fijado en 21,40 pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.