Un chico de 13 años fue violado: le contagiaron sífilis y HIV

Un chico de 13 años de edad fue atacado sexualmente por otros dos adolescentes, de 14 y 17, en el barrio Río Luján. Según le confirmaron a El Diario familiares de la víctima, días después del ataque, el chico debió ser hospitalizado para tratarlo por sífilis, una enfermedad de transmisión sexual. Los análisis terminaron de comprobar ayer que también fue contagiado de HIV.
El ataque se produjo hace unos 15 días, en un descampado del barrio donde viven tanto los agresores como la víctima. “Fue a plena luz del día, mi nieto no sale a la noche. Él tiene 13 años pero su mentalidad es la de un nene de 8”, dijo María, su abuela.
Al principio, el chico no contó nada a su familia. Pocos días más tarde, comenzó a sentir un fuerte dolor en la zona anal, por lo que su madre lo llevó al hospital Sanguinetti. Según contó la abuela, ahí le diagnosticaron que tenía un forúnculo y lo mandaron a casa con antibióticos.
Pero días más tarde, la molestia continuaba, por lo que consultaron a una pediatra que atiende periódicamente en el merendero Manos en Acción, del mismo barrio. Allí concurrían a diario tanto la víctima con sus siete hermanitos como los dos agresores, que vivirían enfrente del lugar. 
La pediatra lo atendió el jueves último y le recomendó a la madre que llevara al chico al Falcón, de Del Viso, para realizar estudios. Allí, al día siguiente, los análisis revelaron que las ampollas eran resultado de una infección con sífilis. También se constató el abuso sexual.
Recién ahí, con acompañamiento de una psicóloga, el chico pudo comunicar lo ocurrido. Y agregó que no lo había contado antes porque los agresores habían amenazado con atacar a sus hermanitos menores en caso de que lo hiciera.
La familia hizo la denuncia el viernes por la noche. Aportó nombres y dirección de los agresores, que ya no estaban en casa. Pero todavía faltaba lo peor. Ayer por la mañana, el análisis clínico de HIV dio positivo.
“A mi nieto le arruinaron la vida. La sífilis se cura, pero el HIV no”, se lamentó la abuela. Ahora, solo espera que su nieto se reponga y que la policía dé con los dos abusadores. Caso contrario, anticipó movilizaciones para reclamar justicia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.