Violento asalto, tiros y un delincuente herido de gravedad

Un violento asalto que culminó con un delincuente gravemente herido ocurrió ayer por la noche en jurisdicción de la localidad de Villa Astolfi del vecino distrito de Pilar

De acuerdo a las primeras informaciones brindadas por voceros de la policía, ayer por la noche, cerca de las 20.30, un grupo de delincuentes armado ingresó a robar a una quinta de verduras ubicada la altura del kilómetro 9 de la ruta 25.

Allí sorprendieron a un hombre de 56 años y su hijo de 25, a los que maniataron y golpearon en el rostro y la cabeza. De acuerdo a lo que declararon las víctimas a los investigadores, eran cuatro o cinco los delincuentes que, armados, ingresaron a la vivienda en donde efectuaron varios disparos, para escapar con dinero y teléfonos celulares.

Sin embargo, un vecino de la zona dio aviso al 911, por lo que agentes del Comando de Patrullas de Rural, cuya base está a unos 300 metros del lugar del hecho, desplegaron un operativo por la zona hasta que el patrullero se cruzó de frente con un auto de color claro, secundado por otro, un Citroën DS3 bordó (patente AC070NJ).

Mientras que el auto blanco logró escapar, la policía intercambió disparos con los asaltantes que ocupaban el Citroën, que terminó volcando en una zanja. Aunque tres de los ocupantes pudieron escapar, los agentes lograron atrapar a un delincuente que tenía una herida de bala en la cabeza, por lo que fue trasladado en una ambulancia hasta el Hospital en donde permanece internado en grave estado.

El imputado tiene 30 años y es vecino de la localidad de Grand Bourg, en el partido de Malvinas Argentinas. Según informaron los médicos del nosocomio municipal, tiene el proyectil alojado en el cráneo, con ingreso a la altura de la oreja derecha y se está evaluando una posible intervención quirúrgica. Por el momento, su estado es reservado.

En tanto, efectivos de la Policía Científica realizaron las pericias en el vehículo, en cuyo interior hallaron una pistola marca Bersa Thunder calibre 40 con 13 cartuchos intactos, tres celulares, una maza, una barreta y una gorra con inscripción de policía.

Además, el auto tenía cuatro impactos de bala en la luneta trasera y uno en el techo, y manchas de sangre en asientos delanteros y traseros.

Cabe destacar que en la vivienda donde ocurrió el asalto, los agentes hallaron dos vainas servidas de arma de fuego 9 milímetros y una vaina servida de calibre 22 largo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.