Votar en pandemia: cómo será ir a las urnas en tiempos de Covid-19

Protocolos, más mesas, más lugares de votación y una dotación mayor del personal afectado a los comicios son las características sobresalientes de la organización de la primera elección nacional en la pandemia.

El cumplimiento de los protocolos sanitarios ya de por sí requiere de paciencia y tiempo. El distanciamiento que deben cumplir autoridades de mesa y fiscales, la recomendación de no tocar los DNI de los votantes, la necesidad de que los asistentes hagan filas fuera de los establecimientos y hasta un protocolo especial para que ingresen a votar después de las seis de la tarde las personas que aguardarían fuera de los lugares de votación, suman a un combo imprescindible de medidas ante la situación sanitaria.

El despliegue electoral y el cumplimiento de las medidas anticipan que puede haber retrasos, no solamente como ya lo advirtió el Gobierno en la difusión de los resultados, sino en la apertura y desarrollo de la elección.

El número definitivo de establecimientos para las elecciones será de 17.062 que implican 3.068 locales de votación más respecto a 2019.

Se agrega que por tratarse de primarias habrá una gran cantidad de boletas en el cuarto oscuro, teniendo en cuenta que en distritos como la Ciudad de Buenos Aires participan 18 listas y en la provincia de Buenos Aires, 24. Teniendo en cuenta que se eligen categorías locales en algunos distritos también puede ser más lenta la carga de datos.

El Gobierno asegura que el conteo comenzará apenas cerrados los comicios, es decir a las 18, pero podría atrasarse. Así se estimó que la difusión de los primeros resultados será a las 23 “a fin de garantizar un horario que permita realizar una carga equitativa y significativa, y que no distorsione el resultado de la elección con cargas parciales”.

Dinámica
Al protocolo que estableció la Cámara Nacional Electoral se agrega la dinámica planificada para el domingo. Ya se conocen reglas como que no debe cerrarse el sobre que contiene la papeleta con saliva, sino introduciendo la solapa en el mismo o llevando pegamento y se recomienda al elector no tocar la urna al depositar el voto en ella.

Entre otras tareas inusuales, antes de ingresar al cuarto oscuro, a cada votante le serán desinfectadas las manos con la solución sanitizante y no deben olvidarse los electores, de llevar su propia birome para firmar el padrón antes de retirarse

Todo deberá ocurrir en el total de 101.457 mesas que están habilitadas.

De acuerdo con la Acordada Extraordinaria N° 83/21 de la Cámara Nacional Electoral (CNE), impulsada en agosto, se sugirió la puesta en funcionamiento de ocho mesas de votación por establecimiento con el objetivo de evitar aglomeraciones.

El operativo electoral involucra 15.170 operadores de transmisión y 2.746 supervisores en todo el país, 25.620 urneros, a los que se suman más de 9.000 trabajadores de Correo en soporte técnico, administrativo y de logística, detalló el ministerio de Interior. Además, se despliegan cerca de 14.070 vehículos (entre los que se incluyen vehículos no tradicionales como 9 lanchas, 25 mulas y 57 tractores.

“En tanto, el Comando General Electoral, integrado por las Fuerzas Armadas y las fuerzas de seguridad y policiales, tiene responsabilidad ejecutiva sobre 24 distritos electorales. En este marco, despliega un total aproximado de 95.000 efectivos y más de 3.400 vehículos de uso general, además de aeronaves y embarcaciones de distinto tipo”, explicó el Gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.